Tírate al suelo y mira el cielo

Le tenia pánico a que llegara el verano y es extraño ya que el invierno y la primavera no han merecido la pena, más bien han estado cargados de pena y aunque no había ningún motivo para que se quedaran mas tiempo , ellos han seguido sus instintos y han agotados sus días hasta cumplir lo que su genética les ha enseñado.
Pero la verdad es que por mucho que temiera la llegada del verano, el llego,  imponente , rubio, lleno de energía y luz y el miedo dio paso a la playa, los cangrejos, la risa loca de mi hijo, unas barbacoas con más humo que carne y mini doradas muy doradas .
Hoy con nuestro recién estrenado Agosto, puedo decir que esta siendo un buen verano , no como ese verano que todos recordamos, por un campamento lleno de monitores divertidos , acampadas al aire libre , repleto de cielos estrellados y amigos a los que prometemos amor eterno a través de pulseras de hilo y cartas llenas de corazones.
Tampoco ese verano que huele a campos recién cosechados , a agua clara de las pozas del pueblo, al patio fresco de la casa de la abuela, mezclado con olor a vino y vinagre fuerte, a lonchas de jamón que parecen filetes de carne, ese verano de horas de piscina infinitas y manos arrugadas y mi BH llena de calcamonias de los pitufos que es lo que pegaba en mi infancia ,veranos de siesta forzada, de noches a la fresca y prisas de última hora por acabar los cuadernos de repaso de matemáticas.
Esta siendo un verano de despedidas y encuentros, de desaprender , de tirarme a bomba y también de cabeza, no solo en la piscina sino en la VIDA.
De hacer cosas que se y de empezar a hacer cosas que no se y tenía ganas de aprender.
Nuevos retos que no se escriben en la agenda, ni tienen una alarma para avisar, cosas que llegan y las cojo como un regalo maravilloso.
El calor y la luz plana del verano no tiene nada que ver con mi felicidad, esta última va conmigo no teme a los sudores , tampoco  a los recuerdos de mi peor verano, eso ya es pasado y no me puede hacer daño.
Estoy pensando mucho sobre el miedo, pero sobre todo lo estoy reconociendo,lo veo, lo saludo y le enseño la salida , es mejor así , me siento mas ligera.
El verano, la navidad, cumplir años o cualquier fecha no nos pueden hacer felices o infelices, no hay nada que pueda mover la solidez de nuestros centros, esa ansia por vivir la vida, disfrutarla , ese milagro de estar vivos.
Eso viaja con nosotros por encima de los meses, de las lunas , de las estaciones , de los miedos y de nuestros pensamientos.
Solo me queda pensar que Karina se confundía y que cualquier tiempo pasado no fue mejor, que la vida es el paso de hoy y el de mañana y que si lo puedo dar bailando y disfrutando sera más divertido que llegar al final del camino cansada de dar zancadas.

Así que… tírate al suelo, mira el cielo , busca una estrella fugaz, pide un deseo y si no la encuentras, no pasa nada ,sal al mundo y sigue atento, porque pronto llegara tu deseo.

2 comentarios sobre “Tírate al suelo y mira el cielo

  1. Increíble. Los pelos de gallina. Te has metido en mi cabeza? Yo pienso eso cada verano, cada cumpleaños, cada navidad…
    y el miedo? Antes no lo reconocía, no tenía miedo porque me solté todos los arraigos a este mundo. Pero un día, Todo empezó a cambiar.. volvieron los arraigos y los miedos, los que escucho y tomo como un aviso, nunca un freno. Y empecé a comprender que el día más bonito,todavía no lo he vivido, las playas más bonitas, todavía no las he visto, la persona más especial todavía no ha nacido. Lo mejor está por llegar ❤️😘💘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s